Thiago Motta está listo para iniciar una nueva era en Juventus después de unos años difíciles en Turín y hay una serie de prioridades que deben abordarse.

El técnico ítalo-brasileño brilló durante sus dos años al frente del Bologna, transformando al equipo en uno de los más emocionantes de Europa antes de guiarlos a la Liga de Campeones por primera vez en más de seis décadas, demostrando instantáneamente su valía en el banquillo.

Juventus han estado en una situación difícil durante los últimos años, sin poder encontrar una fórmula verdaderamente ganadora bajo el mando de Massimiliano Allegri, quien fue despedido amargamente el mes pasado, menos de 48 horas después de vencer Atalanta en la final de la Coppa Italia.

Thiago Motta ha firmado un contrato de tres años con La vieja señora y ahora está listo para comenzar una nueva era en el club, buscando llevarlos de nuevo a la cima del fútbol italiano. En el banquillo de Turín, tendrá que centrarse en una serie de factores antes de acortar distancias con equipos como Inter y Milán.

Prioridades de Thiago Motta

La primera prioridad para Thiago Motta es la próxima ventana de transferencias de verano. Liberándose de las ataduras de la era Allegri, el técnico ítalo-brasileño trabajará estrechamente con el director deportivo Cristiano Giuntoli para revitalizar el equipo, y ya se han identificado una serie de objetivos clave.

Jugadores como Michele Di Gregorio de Monza, Teun Koopmeiners de Atalanta y Riccardo Calafiori de Bolonia podrían desempeñar papeles cruciales en su nuevo equipo, que se espera que se centre en un sistema 4-3-3 de mentalidad ofensiva y fluida.

Esto lleva a su próxima prioridad; construyendo una nueva identidad. La Juventus se ha ganado una dolorosa reputación de mediocridad, juego defensivo y falta de ideas para avanzar, cosas que Thiago Motta deberá abordar si quiere encontrar una fórmula ganadora en Turín.

El técnico también necesitará encontrar puntos en común con la afición, cuyo estado de ánimo está por los suelos tras la segunda etapa de Allegri. Falta alegría apasionada en las gradas del Allianz Stadium debido al fútbol negativo mostrado anteriormente, por lo que tendrá que demostrar que las cosas han cambiado tras su llegada.

Thiago Motta también tendrá que encontrar ritmo con las estrellas de la plantilla. Si bien hay muchas dudas en torno al futuro de Federico Chiesa, se espera que Dusan Vlahovic lidere la línea de la Juventus de cara a la nueva temporada, y aprovechar al máximo la estrella serbia podría marcar la diferencia en la búsqueda del éxito.

Finalmente, Thiago Motta necesita demostrar su estatus de ganador, y un trofeo en su temporada de debut supone un gran impulso para sus posibilidades de éxito en Turín. Para un club que considera que la victoria es parte de su ADN, conseguir los cubiertos desde el primer momento sería de gran ayuda para demostrar que es el hombre adecuado para el trabajo, incluso si se necesita un poco de paciencia.

Deje un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Las areas obligatorias están marcadas como requeridas *